Web Amics del Basquet

Venta Entradas

Notícies

NOTÍCIA
Imagen de la noticia EL TAU CASTELLÓ EXHIBE SU ARSENAL OFENSIVO EN EL ENSAYO DE PRETEMPORADA ANTE EL ALBACETE
TAU CASTELLÓ 127
ARCOS ALBACETE 86

TAU CASTELLÓ: Rowley (9), Romà Bas (18), Faner (7), García (10), Nkaloulou (9) –cinco inicial--; Steinarsson (5), Pedro López (8), Sabonis (25), Gatell (14) y Ott (22). 21 faltas. Sin eliminados.

ARCOS ALBACETE: Marín (11), Covington (13), Elias (10), Vázquez (11), Ortega (10) –cinco inicial--; Picazo, Maldonado, Gómez (5), Livingston (20) y Fox (6). 18 faltas. Eliminado Covington.

ÁRBITROS: Raúl Blanco y Cristian García. Buena actuación.

PARCIALES: 16-15, 41-25, 52-31, 64-43 (descanso); 72-50, 86-63, 108-71 y 127-86 (final del encuentro).

INCIDENCIAS: Alrededor de 1000 espectadores en las gradas del pabellón Ciutat de Castelló.

El TAU Castelló mantuvo las buenas sensaciones mostradas el pasado miércoles con una contundente victoria sobre el Arcos Albacete Basket en partido amistoso de pretemporada. Los de Toni Ten, muy certeros en ataque, exhibieron un arsenal ofensivo como pocas veces se le recuerda, lo que permite mantener buenas perspectivas de cara al cercano inicio de liga. Se medía a un rival de LEB Plata, pero no deja de tener mucho mérito lo que se vio sobre el parquet, ya que aunque sea un rival inferior nunca es fácil acabar con 127 puntos.

A pesar del horario inusual, ninguno de los dos contendientes saltó a la pista con poca intensidad, más bien al contrario. Las transiciones eran rápidas y los ataques muy directos, con tres triples prácticamente consecutivos de los locales (11-8, min. 3). El mayor problema que tenían los de La Plana era su alero Covington, autor ni más ni menos de 13 de los 15 primeros puntos de su equipo. Su mayor corpulencia y altura respecto a sus defensores le permitieron este lucimiento, mientras que los locales eran algo más corales. Así, los de Toni Ten dieron una vuelta de tuerca a su defensa, continuaron volando en sus transiciones y, lo más importante, tuvieron una precisión en los triples impresionante (un escalofriante 8 de 9 sólo en el primer cuarto). No lo estaba haciendo mal el conjunto manchego, pero es que delante tenía un huracán. En el ojo del mismo del mismo se encontraba Romà Bas, que se despachó con 14 puntos sin fallo en el tiro y 21 de valoración en 8 minutos de juego. De este modo, los destrozos del huracán ya eran importantes con un 41-25 en el luminoso al término del primer periodo.

Los anfitriones siguieron con la misma receta de defensa dura y ataques directos. Todo funcionaba bien: había acierto generalizado, intensidad atrás y control en el rebote que permitía salir como flechas hacia el aro rival. En el ojo del huracán tomó el relevo ahora Alfredo Ott, con sus 5 triples de 6 intentos y 17 puntos en 13 minutos de actuación. Así las cosas, la brecha fue aumentando hasta los 26 puntos (62-36, min. 17 con un parcial 15-0 incluído). El Albacete estaba atascado ante una defensa en zona planteada por los castellonenses; y además no les acompañaba el acierto en sus lanzamientos exteriores. Fue entonces inevitable, como ocurre con marcadores de este tipo, cierta relajación, lo que aprovecharon los visitantes para maquillar un poco el marcador al descanso (64-43).

El tercer periodo dejó de ser el festival anotador local (en algún momento tenía que llegar), pero al menos no bajaron los brazos. Tampoco se dieron por vencidos los manchegos, que peleaban cada acción queriendo dejar una buena imagen y sin permitir que el TAU Castelló se fuera mucho más lejos en el luminoso. De hecho, el parcial de este cuarto fue un igualado 22-20, bastante meritorio para un Albacete que no hay que olvidar que militará en LEB Plata.

El tramo final empezó con buenas noticias para los de La Plana. Primero con dos triples seguidos (el primero obra del canterano Pedro López) y la eliminación de Covington al serle aplicada la nueva norma de que al acumular dos antideportivas te expulsan. El festival triplista regresó con una nueva exhibición encabezada por Sabonis (vaya final de partido se marcó) y los manchegos volvieron a ser víctimas de nuevo del huracán. Se enfrentaban a una dura defensa y cuando no les caía un triple les metían un fulminante contraataque. Estaban viviendo una pesadilla y los locales ya estaban en unos guarismos más propios de la NBA que de la LEB Oro (115-71, min. 37). Fue una sangría que sólo pudo ser contenida con el bocinazo final.

FOTOS: Pascual Cándido

Tornar a la Pàgina d'inici

Tornar a Notícies


"Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Para poder seguir utilizándolas debe dar su consentimiento." OK | Más información

©2009 Club Amics del Bàsquet CIF: G12380887
Camí de Sant Josep, 1 - 6é - porta 21
12005 - Castelló (Espanya)

Contacte