Web Amics del Basquet

Venta Entradas

Notícies

NOTÍCIA
Imagen de la noticia EL CORAJE DEL TAU CASTELLÓ LE CONDUCE A UNA BRILLANTE VICTORIA SOBRE EL PALENCIA
TAU CASTELLÓ. 78.
CHOCOLATES TRAPA PALENCIA 75

TAU CASTELLÓ: Steinarsson (20), Rowley (2), Bas (2), Nkaloulou (7), Ott (11) –cinco inicial--; Faner (4), Sabonis (8), Gatell (22) y García (2). 16 faltas. Sin eliminados.

CHOCOLATES TRAPA PALENCIA: Calliste (5), Pino (5), Otegi (12), Barnes (5), Grimau (22) –cinco inicial--; Alexander (4), Garrido (11), Ruffin (10), Cvetinovic y Toledo (1). 19 faltas. Sin eliminados.

ÁRBITROS: Francisco José Zafra y Sara Peláez. Mala actuación, mostrándose permisivos con el conjunto visitante.

PARCIALES: 10-11, 22-22, 30-34, 35-47 (descanso); 48-55, 56-64, 65-70 y 78-75 (final del encuentro).

INCIDENCIAS: Cerca de 2000 espectadores viendo el partido en el pabellón Ciutat de Castelló a pesar de jugar en el mismo horario la selección Española de fútbol.

El TAU Castelló logró su primera victoria de la temporada dando un golpe sobre la mesa, ya que se impuso al Chocolates Trapa Palencia, un equipo llamado a luchar por el ascenso a ACB. Fue como muchos partidos de los de La Plana, que empiezan con problemas para carburar a tope y acaban ganando con un derroche de agresividad y convicción.

El TAU Castelló empezó como nos tiene acostumbrados, con unos ataques muy directos y velocidad en las transiciones. Sus pívots Nkaloulou y Rowley fueron los primeros en anotar, pero lo hacían lejos del aro al jugar de cara con unos defensores superiores físicamente. Por su parte, en el otro bando, también eran los pívots, especialmente Barnes y Otegi, los que hacían más daño. La cosa iba de pívots, ya que Rowley hizo dos faltas, se tuvo que sentar y le reemplazó un Edu Gatell que se despachó con unos minutos francamente buenos. La dictadura de los grandes fue respondida con la revolución del pequeño base local Steinarsson, el único del perímetro castellonense que anotaba; y en los castellanos sobresalía Jordi Grimau, acertado en el tiro y aprovechando bajo los tableros su mayor altura sobre sus defensores.

La igualdad era máxima (22-22 al término del primer cuarto) y en el segundo el ritmo se volvió aún más vivo, con posesiones más cortas. Apareció en pista Ott, que contribuyó notablemente a revertir la sequía anotadora que había en los exteriores. Por desgracia, una serie de errores de los locales y el recital que ofrecía Otegi (le daba igual el tipo de defensor que le pusieran) cristalizó en un preocupante 30-36 y el primer tiempo muerto que pedía Toni Ten. Había potencial y calidad en la pista (Ott, Bas, Faner, Sabonis y Gatell) pero la bola no entraba, mientras que Otegi (llegó al descanso con 12 puntos y 14 de valoración) y Grimau (13 puntos y 18 de valoración) seguían a lo suyo, metiéndolas de todas las formas y colores, llegando a provocar un segundo tiempo muerto prácticamente consecutivo. Bas y Ott estaban bien sujetos y los pocos tiros que tenían liberados no entraban. Sólo Steinarsson con sus arreones de raza hacia la canasta conseguía aumentar la anotación, aunque era a cuentagotas, por lo que la cosa estaba bastante mal al descanso (35-47).

El TAU Castelló salió enrabietado tras la pausa, con su defensa al límite. Así se logró que Otegi y Grimau fallaran algún tiro y que los visitantes agotaran una posesión al no poder tirar. Contribuyeron de nuevo a la fiesta Nkaloulou y Gatell (cerró el partido con una gran actuación) con su anotación, con lo que empezó a haber esperanza (42-49, min. 24), a la espera de que se unieran al intento de remontada los hombres de perímetro. Los locales presionaban muy arriba para que los palentinos su quedaran con pocos segundos para sus ataques posicionales. También presionaba el público del Ciutat subiendo los decibelios, pero no se llegaba a recortar del todo. Entonces Toni Ten apostó por la revolución de los pequeños poniendo en pista genta ágil y ligera en una clara apuesta a cara o cruz por la velocidad y la agresividad en toda la pista.

Con este planteamiento se llegó al último cuarto. Unas buenas defensas y 5 puntos seguidos de Ott hicieron volver a soñar (63-68, min. 33). El TAU Castelló estaba defendiendo con una zona abierta que le estaba dando buen resultado. El guión parecía simple y claro: remar con la zona y correr en ataque. ¡Y menudo resultado que dio! Otegi y Grimau estaban desaparecidos, nadie más en el Trapa Palencia veía aro con claridad y cuando apareció el perímetro de verdad con dos triples consecutivos al fin se culminó la remontada (71-70, min. 37) con un Ciutat de Castelló en ebullición como espectador. Sin embargo, esos minutos de inspiración castellonense no continuaron en los instantes siguientes y los palentinos, sabiendo aplicar su experiencia y agarrándose a la pista, volvieron a adelantar (71-75 a 2 minutos del final). Steinarsson --¡qué partidazo el suyo!-- sacó un oportuno 2+1 que niveló las cosas 74-75 cuando apenas quedaba un minuto para acabar. La defensa castellonense se vio premiada con su rival comiéndose la posesión y en el ataque siguiente, el inconmensurable Gatell adelantaba a los de La Plana (76-75). Y fue de nuevo la defensa, ya que el Trapa Palencia no vio aro y en los pocos segundos restantes los de La Plana fueron mejores. Se lo creyeron, lucharon y ganaron con merecimiento.

FOTOS: Pascual Cándido

Tornar a la Pàgina d'inici

Tornar a Notícies


"Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Para poder seguir utilizándolas debe dar su consentimiento." OK | Más información

©2009 Club Amics del Bàsquet CIF: G12380887
Camí de Sant Josep, 1 - 6é - porta 21
12005 - Castelló (Espanya)

Contacte