Web Amics del Basquet

Venta Entradas

Notícies

NOTÍCIA
Cuando se cumplen 17 años de su creación la Liga EBA lucha por reinventarse para encontrar sus sitio dentro de una estructura de competiciones que ha contribuido a situar al Baloncesto Español en lo más alto del concierto internacional gracias, entre otras cosas, al trabajo que se ha realizado en una liga en permanente cambio.

Pasó de ser de segunda competición del Baloncesto Español hasta la quinta liga en importancia. Actualmente es la cuarta, pero lo que no ha perdido la EBA (Española de Baloncesto Aficionado) es su esencia formativa bajo un sistema capaz de hacer convivir a dos tipos de jugadores: promesas y veteranos.

PRESENCIA DESCOLLANTE EN ACB
Y es que pese a los cambios de configuración geográfica, de filosofías o incluso de normativa la Liga EBA se ha resistido a perder un cariz formativo que le permite presumir de haber aportado a la ACB más del 77% de los jugadores nacionales de la presente temporada. De hecho sólo 17 nacionales de la máxima competición no pasaron por la liga EBA antes de dar el salto al profesionalismo. Dos de ellos (Javi Rodríguez y Sergio Olmos) eligieron un modelo similar pero en otro país, a través de la Liga Universitaria, mientras que 14 pasaron directamente a alguna de las tres competiciones Adecco (Oro, Plata o la efímera Bronce) y sólo un jugador conseguía dar el paso de categoría Junior al Profesionalismo sin pisar otra competición: el internacional absoluto y MVP de la pasada edición de la Euroliga, Fernando San Emeterio.

Casos como el del jugador cántabro del Caja laboral son extraordinarios ya que históricos tan heterogéneos como Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Roberto Dueñas, Nacho Rodilla, Fran Vázquez, Manuel Aller, Jordi Millera, Mikel Cuadra o Jorge Garbajosa lideraron los rankings de estadísticas de una liga que también fue escuela universitaria para estrellas nacidas lejos de nuestras fronteras.

LAS ESTRELLAS MUNDIALES TAMBIÉN SE FORMAN EN LA EBA

Y es que jugadores míticos como Bob Harstad, Ray Smith, Keith Jennings, Greg Stewart, Mike Giomi o Richard Scott fueron un ejemplo para jóvenes que hoy en día ya son importantes en la ACB. Nombres actuales del prestigio de Tiago Splitter, Joel Freeland, Leo Mainoldi o Jayson Granger se convirtieron en los en iconos de una competición cuya capacidad formativa no ha pasado desapercibida para los ojeadores de la NBA.

UN PARTO COMPLICADO

Pero ¿cómo se fraguó el nacimiento de esta competición? Apareció como receta contra el vértigo que asolaba al baloncesto Español en el año 94 tras el ‘Chinazo’ del Mundial de Toronto que sumió al sector en una profunda crisis de identidad. La Federación Española de Baloncesto reaccionaba entonces con celeridad creando una segunda liga que vertebrara la pirámide de competiciones con el fin de que los jóvenes talentos tuvieran la oportunidad de competir al tiempo que el Basket de élite encontraba la plataforma ideal para llegar a todos los rincones de la geografía nacional. r/> Un experimento que, como categoría de plata del Baloncesto Español, duró dos temporadas (de 1994 a 1996) distribuida en cuatro conferencias (Norte, Sur, este y Oeste) y que contaba con 64 equipos en los que se primaba la presencia de un número importante de jugadores Sub22 a los que se seguía en concentraciones culminadas con partidos de exhibición o ‘AllStars’ que llegaron a alcanzar cierta relevancia a mediados de los 90.

LA LEB CAMBIA EL ESCENARIO

A finales de 1996 el proyecto de crear una ACB2 que potenciara aún más la capacidad formativa de las franquicias EBA se diluye inesperadamente por lo que la FEB vuelve a intervenir para crear la LEB. Una competición profesional que se revela como clave para estabilizar el Status Quo de las ligas españolas invirtiendo en estabilidad a través de la fórmula de franquicias cuatrianuales. Un nuevo escenario que llevaría a la liga EBA a variar su aspecto comenzando un período de cambio que haría crecer la competición en número de equipos al tiempo que aparecían nuevas ligas intermedias (la LEB2 en 2000 y posteriormente la Adecco Bronce)

Esa reagrupación geográfica, perdiendo el sentido de las conferencias, propició que los presupuestos de sus clubes fueran cambiando su configuración alejándose de la globalidad a cierto localismo que se acentuó al dejar de celebrarse la final de la competición por concentración. Un evento que en ediciones como las de Gijón, Lugo o Chipiona se llegaron a convertir en citas importantes para la venta de la competición, escaparates para los jugadores más destacados y una puerta hacia las ligas mayores. La opción de recuperar un gran final de fiesta o incluso cuatro –uno por conferencia- si se generaran cuatro plazas de ascenso podrían ser soluciones para aumentar la exposición de una liga capaz de sobrevivir a una coyuntura socioeconómica que ha propiciado la desaparición de la Adecco Bronce y que parece dirigir a la Adecco plata hacia un replanteamiento de sus condiciones económicas. Replanteamientos que dentro de un proyecto Global como el de las competiciones FEB debería implicar también a una Liga EBA con un sitio claramente definido en el Basket Nacional. El lugar que se ha resistido a perder como atestiguan unas estadísticas inapelables.

CUNA DE CLUBES DIRECTIVOS, ENTRENADORES Y ARBITROS… Y MEDICOS

Directivos como el Presidente de la Federación Riojana, Fernando Verano, participaron activamente desde el mundo del silbato. De hecho el actual director de arbitraje ACB, Alberto García Chapulí, compartió vestuario como jugador con el ex responsable de la sección de baloncesto del Real Madrid, Lorenzo Sanz en el histórico Canoe. Otros como el actual médico de la Selección nacional y del Joventut, Víctor Laínez impartió justicia en la temporada 95/96. Carme Lluveras, por su parte, entrenó al Aracena antes de convertirse en General manager del Ros Casares de la Liga Femenina… Y es que la EBA ha sido cuna de grandes proyectos que aún hoy sobreviven en la ACB como Pamesa Valencia, Lucentum Alicante, Granada, Fuenlabrada, Bilbao o Gran Canaria. Mientras que otros como Cantabria, Menorca, Tenerife o Gijón nacieron en la EBA y llegaron a ser referentes al máximo nivel en sus comunidad escribiendo páginas inolvidables en la historia del baloncesto español con batallas tácticas protagonizadas por talentos de la estrategia como Quino Salvo, Miki Vukovic, Manolo Hussein, Trifón Poch, Hernández Rizo, Sergio Valdeolmillos, Ricard Casas, Tirso Lorente, Txus Vidorreta, Xavi Pascual, Martín Fariñas, Samuel Puente o José Luis Abós entre otros muchos que contribuyeron a hacer de esta competición uno de los clásicos del Baloncesto Español.

Tornar a la Pàgina d'inici

Tornar a Notícies


"Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Para poder seguir utilizándolas debe dar su consentimiento." OK | Más información

©2009 Club Amics del Bàsquet CIF: G12380887
Camí de Sant Josep, 1 - 6é - porta 21
12005 - Castelló (Espanya)

Contacte