Segunda derrota

EL TAU CASTELLÓ DEJA ESCAPAR EL TRIUNFO EN LA RECTA FINAL ANTE EL ICG FORÇA LLEIDA

TAU CASTELLÓ 65

ICG FORÇA LLEIDA 74

TAU CASTELLÓ: Adala (11), Sabaté (2), García (12), Alvarado (2), Pavelka (2) –cinco inicial–; Durán (10), Bas (3), Faner (4), Dukan, Cleary (3), Edwards y Stainbrook (16). 16 faltas. Sin eliminados.

ICG FORÇA LLEIDA: Buchanan (4), Bulic (4), Feliu (8), Sans (8), Vecvargas (3) –cinco inicial–; Chapela (10), Polanco (16), Sierra (2), Blount (7) y Toledo (11). 19 faltas. Sin eliminados.

ÁRBITROS: Ángel De Lucas, Mikel Cañigueral y Sergio Ortiz.

PARCIALES: 8-2, 18-12, 28-21, 37-33 (descanso); 44-39, 57-48, 63-59 y 65-74 (final del encuentro).

INCIDENCIAS: Partido celebrado sin público en las gradas del pabellón Ciutat de Castelló.

El TAU Castelló fue víctima de sus propios errores y de la buena defensa del ICG Força Lleida para perder en un encuentro en el que dejó atrás las buenas sensaciones dadas en el anterior compromiso ante el Huesca. Fue una lástima, ya que los de La Plana fueron por delante durante casi todo el choque, pero empezaron a venirse abajo en la recta final del mismo y su rival se acabó llevando el gato al agua. El último cuarto acabó realmente mal jugado por los locales, el cual acabó con un demoledor parcial de 8-26.

El conjunto ilerdense demostró de inicio que es una de las mejores defensas de la liga, por ello el TAU Castelló salía en rápida transición siempre que podía. Esta apuesta, junto a una sólida defensa, se tradujo en un parcial de 8-2 en 5 minutos. Los locales se protegían bien, no dejaban anotar cómodo a su rival y cometían pocas faltas, pero el técnico visitante movió el banquillo y con las nuevas entradas su equipo ganó en una mayor efectividad desde el perímetro. Aun así, el primer periodo finalizó con los de Toni Ten por delante (18-12), a pesar de no anotar ni un solo triple. El primero no llegó hasta el segundo cuarto, obra de Romà Bas.

Parecía una buena noticia, que a partir de ahí todo rodaría mejor, pero no fue así. Los castellonenses estaban más atascados en ataque y el Força Lleida se motraba cada vez más certero en los triples, siendo su principal amenaza. De hecho, convirtieron 7 en 16 minutos de partido y recortaron diferencias (35-33, min. 19), con lo que volvieron a meterse de lleno en el partido.

Tras el descanso, a pesar del espejismo del espectacular mate inicial de Adala Moto, el cuadro visitante siguió mostrando un gran trabajo defensivo, en el que un buen sistema de ayudas neutralizaba muchas opciones. Esto cambió con la entrada de Stainbrook, quien encontró la manera de hacer daño en la pintura ilerdense; y así la ventaja castellonense se volvió a ampliar en torno a la decena (48-39, min. 26). A partir de ahí, el envite atravesó una fase en la que las defensas de ambos contendientes se endurecieron todavía más, pero la decoración apenas varió hasta el comienzo del último cuarto, al que se llegó con un parcial de 57-48 en el marcador. Así pues, pintaba bien la cosa, ya que además el Força Lleida ya no metía tantos triples, pero poco a poco fue llegando la debacle.

Por desgracia, un parcial de 0-5 en poco más de un minuto vino a poner el miedo en el cuerpo. Llegó entonces el momento de los valientes, en el que tenían que brillar los jugadores con carácter y determinación. En el TAU Castelló Stainbrook era casi el único que anotaba, mientras que los visitantes encontraron en Polanco y el rebote ofensivo sus principales bazas para ponerse por delante en el luminoso en un momento muy delicado (65-68 a 2:10 del final). Además estaba el problema añadido de que los ilerdenses todavía no estaban en bonus, lo que complicó todavía más las cosas ante un equipo que no ya no tenía ideas. Los de La Plana jugaron mal sus posesiones y una nueva canasta de Polanco vino a complicarlo todavía más (65-70 a 56 segundos del final). Los locales fallaron en los balones importantes y así se escapó una victoria que descuelga al TAU Castelló del grupo de co-líderes.

Galería de fotos